global   



De vermú maratón, de plato fuerte compañerismo. Javier Polo

0
0
0
s2smodern

D4CB0E8C 5C0C 4C87 B4B0 5DA7BB88E268
Este año, a todos, nos ha vuelto un poquillo locos.

Es normal, un asesino en serie, ha llegado a matar a más de mil personas diarias, Coronavirus, creo que se apellida; cada día nos cambiaban las normas de convivencia, que si se puede salir a pasear, ahora sólo a comprar, mañana de seis a ocho, pasado de uno en uno, luego de dos en dos, ahora solo con el que convives, vete a casa antes de las once, pero si cruzas de comunidad autónoma, puede darte un garbeo durante una hora más... lo dicho: de locura.
Tanto es así, que al acabar el año, parece que tengamos que demostrar si se nos ha ido la chaveta.
Un 31 de diciembre, gente joven, a cuatro bajo cero, haciendo cola a las 7 de la mañana para coger mesa y echar el vermú a partir de las 10. Otro, ya más entrado en años, de los que ya no cumplen los cuarenta, le ha dado por hacer una maratón dando vueltas a las recién estrenadas pista de atletismo de Teruel.
Llevo mucho tiempo viendo a gente correr. Hazañas he visto muchas, gestas también. Pero este 31 de diciembre, he visto lo que más me gusta ver, compañerismo. El “loco” de los cuarenta y pico (años y kilómetros) dando vueltas como un poseso y, gente a su lado, dando vueltas intermitentes para apoyarle. ¡Ese es mi deporte! Unos ayudando a los otros desinteresadamente, a pasar la fría mañana todos juntos como si estuviéramos en las Islas Canarias.
A Raúl, el maratoniano en cuestión, lo acompañaban amigos, Chema García, que se ha metido más de media maratón entre pecho y espalda, lo que desencripta un buen estado de forma por su parte, Alex, avezado corredor y acompañante de lujo, Miguel, joven, muy joven atleta, cargado de futuro porque los mejores atletas son buenas personas y él, es de los mejores, Marcos, hijo de Raúl, otro que tal, un chaval de planta envidiable al que da gusto verlo correr, lo que no sabíamos es que de casta le viene al galgo ya que Raúl no corría hasta hace poco, si hubiera corrido desde pequeño, le hubiéramos visto hacer registros memorables. Y, por si fuera poco, las familias (de Raúl y de Miguel) animando desde la grada como si fuese la competición que el asesino en serie no ha permitido en 2020.
Que ¿cuál ha sido el resultado de la locura? Eso ha sido lo mejor. Raúl ha pulverizado su marca, hacer 2h 45minutos en la distancia de maratón, dando vueltas a una pista de 400m y sin dorsal. Espectacular. Pero el mayor triunfo, es tener apoyando a los que te apoyan, ser capaz de reunir a un selecto ramillete de gente, sin necesidad de redes sociales y disfrutar, y celebrar un 31 de diciembre corriendo una maratón porque sí.
¡Vaya tela!
¡Viva la locura! ¡Viva el atletismo amateur y los lazos que crea! ¡Feliz 2021!

6C080659 2740 4A12 B07B C85B4DE2ED95

99BCA498 609F 4386 A7F0 FCC8CF67EABD

4EA6DF76 9128 4E02 8739 8270A4AA229A

41B304D1 4FC0 44CB BFDB 89CE1FEA4CFB

6FCC86D1 CD23 4143 BFB7 A407A919C3A1

Joyeria Fabregat GIF recortado

EF Interiorismo recortado GIF

2C701D7D 4251 4AF2 9104 EEDEAB3C00C4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.